Inicio / REGIONALES / Recibió médula de su hermanita y celebró la vida en su cumple

Recibió médula de su hermanita y celebró la vida en su cumple

Valentín, de General Deheza, le ganó a la leucemia con la ayuda de “Cata”. El pasado domingo festejó con familiares y amigos sus primeros siete años

General Deheza.- Valentín Seimandi pudo festejar su séptimo cumpleaños rodeado de sus amigos y familiares en una tarde inolvidable. El último domingo, su mamá le vendó los ojos y lo subió al auto para dirigirse hasta el predio del Club Atlético de Fútbol Infanto-Juvenil (Cafij), ubicado en el sector sur de la ciudad.

Valentín acaba de recibir médula ósea de su hermana “Cata”, y sabe de clínicas, viajes, horas de espera y tantos desafíos más, como si tuviera muchos años más de vida transcurrida. Seguramente hasta hoy Valentín no sale de su asombro debido a que cuando su madre le retiró la venda de sus ojos, sus amigos y compañeros lo estaban esperando, con la torta de su querido Independiente, para cantarle el feliz cumpleaños y festejarlo hasta que las sombras del lugar se apoderaron de la tarde.

Volvió a celebrar la vida. Corriendo, saltando, cantando canciones y recuperando afectos que había extrañado tanto en sus horas de tratamiento, luego que le detectaron leucemia.

Lágrimas en sus ojos, entre tantos gritos y aplausos, dieron crédito a la genuina emoción por semejante recibimiento y sorpresa.

“Estoy feliz, muchas gracias”, repetía sin parar Valentín.

“Nunca bajamos los brazos”

Sus padres nunca bajaron los brazos y fueron de aquí para allá, hasta lograr que su hermanita “Cata” pudiera donarle su médula ósea, la que él necesitaba para seguir viviendo.

Después de semejante milagro, le quedaron muchas fuerzas para seguir adelante cada día, superando nuevos desafíos y escollos.

El domingo, el predio del Club se llenó de familiares y amigos, multiplicando las risas, los globos multicolores y los juegos, mate de por medio y la torta del cumple para permitir que Valentín volviera a festejar un cumpleaños con sus amigos, evento que pocas veces pudo hacer, dada la reiterada cantidad de veces que estuvo internado y no pudo lograrlo.

Al final de la tarde y ya sin vendas en los ojos, Valentín volvió a subir al auto con sus padres y su hermana, y emprendieron el regreso a su hogar, como si la alegría recogida, los saludos y los afectos recibidos le pudieran prolongar sus sueños. Y vaya si pueden…

Compruebe también

Se reactiva la planta de Sancor en Coronel Moldes

La Cooperativa de Tamberos de Huanchilla cerró el acuerdo con la empresa láctea y se …

Iban nueve ocupantes en un auto que volcó en Suco

Los integrantes de una familia fueron hospitalizados en Sampacho.

Dejanos tu comentario